16 de marzo 2020 | 9:25 am

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que la baja en los precios internacionales del petróleo ayudará a la economía popular pues llevará a una disminución en el precio de las gasolinas que se consumen en México.

Ante esta circunstancia del coronavirus que ha generado inestabilidad económica, financiera, la caída del precio del petróleo la podemos enfrentar porque al bajar el precio del petróleo baja el precio de la gasolina

dijo López Obrador en su conferencia de este lunes.

Minutos antes de las 9 am (hora de Ciudad de México), el WTI cae 5.48% a 29.99 dólares, mientras el Brent desciende 9.34% a 30.69 dólares, según datos de Bloomberg.

López Obrador recordó que actualmente se importa el 60% de las gasolinas y que si “tuviéramos refinerías no nos afectaría la caída en el precio del crudo”.

“Ahora como la compramos y se compra a precio más bajo, no solo por el IEPS que ya no puede aumentar, sino por decisión nuestra: Pemex no va a aumentar el precio de la gasolina; se comporta al precio internacional y no se establece ningún impuesto especial para mantener el precio que había anteriormente”, agregó el titular del ejecutivo.

En este contexto, AMLO instó a los concesionarios y dueños de las gasolina a que no se queden con el excedente que “ahora se está logrando” y lo cual se tiene que notar en estos días debido a los cambios en el contexto internacional.

Si baja, baja. Si subiera ya no volvería a subir más de cómo venía. Ahí si vamos a controlar porque mi compromiso es  que no iba a aumentar en términos reales, pero ahora no solo no está aumentando en términos reales, está bajando y lo vamos a dejar así sin ninguna intervención y eso ayuda a la economía popular

aseguró López Obrador.

Ante una mayor depreciación del peso y que derive a un incremento en términos porcentuales de la deuda respecto al PIB, el gobierno “se apretará el cinturón” sin afectar a los programas sociales.

AMLO se haría prueba de coronavirus de ser necesario

López Obrador informó que, de ser necesario, se haría la prueba del coronavirus y atendería cualquier recomendación que le indiquen los médicos. 

“Yo me ajusto al protocolo en salud, porque si hace falta yo me hago la prueba del coronavirus, hago lo que me indiquen los médicos, los responsables. Tomamos la decisión de dejar esta decisión en manos de científicos, médicos, porque si lo dejamos en manos de políticos, entonces se altera todo”, indicó el presidente.

En el mismo sentido, López Obrador dijo que dejará de realizar giras y eventos masivos hasta que las autoridades de Salud se lo ordenen.

Al respecto, el subsecretario de promoción y prevención de la salud, Hugo López Gatell, consideró que la idea de que el presidente se haga la prueba del coronavirus parte de una “visión completamente fuera de lugar”.

Notoriamente (…) y esto a partir de que Estados Unidos anunció sus medidas de restricción, todo mundo tiene que hacerse la prueba y entró una idea carente de sentido técnico de que México tiene pocos casos porque no hace pruebas, así no funciona la atención epidemiológica,

indicó Gatell.