fbpx

6 de marzo 2019 | 5:00 am

Quizá la próxima vez que abras Instagram veas a Andrés Manuel López Obrador en tus Stories. No tendrás que prender la televisión o abrir un periódico para ver qué está haciendo el presidente, bastará con entrar a tu red social favorita.

La semana pasada, el periodista Darío Celis escribió en su columna ‘La Cuarta Transformación’, del periódico El Financiero, que la estrategia de comunicación del mandatario y de su gobierno tendría como objetivo llegar a los millennials a través de redes sociales, específicamente en Facebook e Instagram.

La red social del pajarito quedaría fuera del plan.

Las redes sociales a diferencia de los medios tradicionales, permiten un acceso directo al público, porque se brincan la intermediación editorial de los medios

Carlos Bravo Regidor, analista político

Un claro ejemplo de esto es lo que hace Donald Trump en Twitter.

El presidente estadounidense rivaliza con los medios tradicionales, y su mejor arma para atacarlos son las redes sociales, en las cuales escribe lo que desea, cuando quiere y sin intermediarios.

Bravo Regidor explicó a El CEO que en este tipo de plataformas la comunicación es segmentada y directa, además que representa un ahorro comparado con el costo de medios tradicionales.

Hasta 2017, un spot de 20 segundos transmitido en el noticiero de la noche de Televisa tenía un costo de 1.14 millones de pesos

Desde que estaba en campaña, López Obrador amenazó con recortar el gasto en publicidad oficial. En octubre aseguró que el corte sería del 50% y agradeció que los dueños de los medios de comunicación entendieran que se iba a bajar ese gasto.

Son viejos conocidos

Si bien AMLO tiene presencia en Twitter, los esfuerzos de comunicación apuntarán hacia Facebook e Instagram.

¿Por qué Facebook e Instagram?

Facebook es la plataforma más utilizada por los cerca de 80 millones de internautas mexicanos o puesto de otra manera, México es el quinto país con mayor número de usuarios a nivel mundial de la red social propiedad de Mark Zuckerberg.

Según datos del Estudio sobre los hábitos de los usuarios de internet 2018 de la Asociación Mexicana de Internet, 98% de los internautas utiliza Facebook, mientras que el 56%, Instagram.

Si bien la estrategia digital basada en redes sociales responde a la lógica que sigue toda persona o empresa que desea posicionarse en la actualidad, el analista senior de The Competitive Intelligence Unit, Radamés Camargo, asegura que desde la precampaña del hoy presidente, e incluso antes -cuando era solo un personaje relevante-, López Obrador apostó por compartir su contenido a través de redes y esto le ha funcionado.

“Es inevitable que el gobierno no use estos canales. Desde campaña le daba prioridad a redes y les funcionó sobre todo en población joven. Sus vídeos y demás (contenido) tiene millones de visitas”, detalla el analista.

López Obrador creó su cuenta de Instagram en octubre de 2018, ya como presidente electo, y a pesar de que la cuenta tiene apenas 19 publicaciones, a cinco meses, suma más de 325,000 seguidores.

En tanto, su página oficial de Facebook -creada desde julio de 2009- cuenta con poco más de seis millones de seguidores.

Además, el presidente reveló este miércoles a través de su cuenta de Twitter que sus conferencias matutinas ya están disponibles en Spotify, lo que potenciaría su alcance entre los 207 millones de usuarios activos en el mundo, de los cuales, el 20% son de Latinoamérica.

AMLO vs el mundo

Mientras que Camargo opina que la decisión de dejar fuera a Twitter podría deberse a que el volumen de usuarios que la plataforma tiene es menor que el de Instagram y Facebook, Bravo Regidor cree que las razones son otras.

De acuerdo con Bravo Regidor, Twitter es una red que ya tiene una fuerte comunidad “lopezobradorista”, por lo que no sería necesario volver a invertir en ella.

Por otra parte, se trata de una plataforma conflictiva por la cantidad de reacciones negativas, por lo que dejarla fuera puede ser una estrategia para evitar esto.

Al contrario, en Instagram, los autores de una cuenta tienen la capacidad de decidir si sus seguidores pueden o no comentar sus publicaciones. La interacción es menor.

Otra ventaja que presenta Instagram en relación a Twitter es el tipo de audiencia que posee.

Si bien no existen cifras locales, a nivel global el 71% de los usuarios de Instagram oscila entre los 13 y 35 años, según datos de HotSuite.

En México, según la estimación de población de la Comisión Nacional de Población (Conapo), hay 78.5 millones de personas de 12 años o más en la República, mismos que en cinco años tendrán la capacidad de votar, y que además -si la tendencia global se replica en el país- hoy son usuarios asiduos de Instagram.

¿Se atreverá López Obrador a utilizar el filtro de perrito o Stories para transmitir sus larguísimas mañaneras?