fbpx

5 de abril 2019 | 10:00 am

“Instagram ayudó a matar a mi hija”. 

Así se tituló una nota de la BBC en 2017 que dio la vuelta al mundo. Narra la historia de Molly Russel, una chica británica de 14 años que se quitó la vida.

Cuando los padres de Molly revisaron sus redes sociales para hallar alguna respuesta, la joven tenía diversas búsquedas en Instagram relacionadas con el suicidio, autolesiones y depresión.

“Mi hija tenía mucho por ofrecer. Lo duro es que todo se esfumó con la ayuda de internet y las redes sociales”, expresó el padre de la joven, en entrevista con la BBC.

#Selfharm (#autolesión)

Con este hashtag, personas con conductas autodestructivas comparten contenido que incluye fotos y videos explícitos de autolesiones, hecho que refuerza las declaraciones del papá de Molly.

A casi dos años de lo sucedido con la adolescente, Instagram tomó cartas en el asunto y lanzó nuevas medidas para la detección de conductas autodestructivas.

Una vez que se realizan este tipo de búsquedas, la plataforma advierte que se trata de contenido delicado y da opciones para obtener ayuda, aunque el usuario puede ignorarla y continuar con la navegación de estos temas.

La plataforma -comprada por Facebook en 2012 por 1,000 millones de dólares- ofrece hablar con un voluntario de una línea de apoyo -independiente a la red social-. Otra opción es ponerse en contacto con un amigo o familiar y la tercera es obtener consejos por parte de la plataforma que van desde  dar un paseo, practicar ejercicio o ir a un parque.

Al alcance de todos

Si bien Instagram realiza esfuerzos para prevenir el suicidio, no elimina el contenido, hecho que la red social justifica de la siguiente manera:

No estamos eliminando por completo este tipo de contenido de Instagram, ya que no queremos estigmatizar o aislar a las personas que puedan estar en peligro y publicar contenido relacionado con daños personales, como un grito de ayuda

indica el blog de Instagram.

“Hemos permitido contenido que muestra contemplación o admisión de autolesiones porque los expertos nos han dicho que puede ayudar a las personas a obtener el apoyo que necesitan”, agrega.

Otro de los esfuerzos que la plataforma implementó es eliminar las búsquedas relacionadas cuando se trata de estos contenidos.

Instagram no causa suicidios

La psicoanalista de la Sociedad Psicoanalítica de México, Adriana Ortiz Barraza, menciona que las medidas que tomó la red social para prevenir estas conductas son insuficientes, sin embargo, piensa que el suicidio no es una decisión que se tome de un día a otro, sino que consta de cinco etapas. La tercera de ellas es la planeación.

“Cuando una persona consulta este tipo de hashtags, es porque ya está buscando la manera de hacerlo (…) estamos hablando que los adolescentes están teniendo signos de depresión antes y no por ver las imágenes”, aseguró Ortíz.

“Estamos responsabilizando a las redes sociales de algo que es labor de la sociedad o los padres”, expresó la especialista. Si bien Instagram no elimina por completo el contenido, el documento menciona que planean hacerlo más adelante.