fbpx

9 de abril 2019 | 5:00 am

Durante los primeros cuatro meses del sexenio, el presidente Andrés Manuel López Obrador utilizó sus conferencias matutinas para delinear los asuntos que dominan la agenda nacional.

Sin contar las rondas de preguntas y respuestas, los principales temas en las 85 conferencias que el presidente ofreció entre el 3 de diciembre y el 29 de marzo fueron: energía, seguridad y justicia, economía, educación, transparencia y rendición de cuentas, programas sociales y algunos incidentes que sacudieron al país durante este lapso, revela el análisis Detrás de las ‘mañaneras’ de AMLO realizado por EL CEO.

“Hay que situar a las conferencias de prensa matutinas como un nuevo momento en la comunicación gubernamental. Tenemos una presidencia que trata de estar presente siempre en la agenda pública y que tiene bien definidos los temas que le ayuda a conseguirlo”, dice Salvador Mora, profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Energía

Durante los primeros cuatro meses de su gobierno, López Obrador dedicó 19 conferencias al sector energético del país, incluyendo asuntos que tienen que ver con Petróleos Mexicanos (Pemex), así como con la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El combate al robo de hidrocarburos y sus avances periódicos, el desabasto de combustible en algunas zonas del país y el fortalecimiento de Pemex fueron los temas que dominaron la agenda de la presidencia mexicana en cuanto al tema de combustibles fósiles, según el conteo elaborado por EL CEO.

En cuanto a la generación de electricidad, López Obrador habló de temas como un plan para el fortalecimiento de las finanzas de la CFE, pero también habló de una nueva planta termoeléctrica en Huexca, Morelos, la cual sometió a una controversial consulta pública.

“La de López Obrador es una presidencia que empezó a gobernar con la consigna de acabar con la corrupción y el tema de energía está tocado por este tema en particular, derivado de los problemas de productividad de Pemex, de lo que se le acusa a la corrupción”, dice Mora Velázquez.

Seguridad y justicia

Durante noviembre de 2018, el mes previo a que López Obrador asumiera la presidencia de México, se reportaron al menos 2,337 homicidios en el país, cifra 41% mayor al de la media mensual de los último cinco años, según datos de la organización civil Semáforo Delictivo.

Por ello, resulta lógico que el segundo asunto nacional más mencionado en la agenda de las conferencias matutinas del presidente sea el de seguridad y justicia.

De acuerdo con los datos recolectados por EL CEO, López Obrador puso el foco en este tema en 14 conferencias de prensa, entre las cuales habló principalmente de su propuesta de la creación de una Guardia Nacional, el reclutamiento del personal que la conformará, el presupuesto que recibirá y hasta los uniformes que utilizará.

“El problema de México es toda la violencia que se genera, sobre todo los homicidios están directamente relacionados con el mercado negro de drogas. Este no puede ser un tema secundario para su gobierno. Habrá que espera a ver los resultados que da”, explica Santiago Roel, director de Semáforo Delictivo.

Además, el mandatario puso en la mesa otros temas como la liberación de presos políticos, la búsqueda de desaparecidos, el cierre de la prisión en las Islas Marías, la apertura de archivos del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), el programa de atención a las mujeres y los asesinatos a periodistas.

Incidentes

La tarde del 24 de diciembre de 2018 se dio a conocer el desplome del helicóptero en el que viajaban la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso y su esposo, el exmandatario estatal Rafael Moreno Valle, ocasionando la muerte de ambos, además de la del piloto de la aeronave.

Ese accidente obligó a López Obrador a ofrecer una conferencia sobre el primer gran incidente sucedido en los primeros días de su gobierno.

Al mes siguiente, el 18 de enero de 2019, la explosión de un gasoducto en Tlahuelilpan ocasionó la muerte de más de 130 personas que intentaban recolectar la gasolina que salía a chorros desde la tubería subterránea que había sido perforada.

El mandatario dedicó cinco conferencias a estos dos sucesos que atrajeron la atención del país, dos a la muerte de la pareja y tres al incendio en Hidalgo.

Economía

“Hay una disonancia entre el país real y el discurso oficial. En ese sentido hay que dar cuenta que hay un deseo de dar un discurso que no necesariamente empata con lo que está viviendo la gente”, advierte el profesor Mora.

López Obrador habló en cuatro ocasiones sobre medidas económicas de su gobierno. Los cuatro tópicos que abordó fueron la reducción en las comisiones de las Afores, la cancelación de los apoyos a organizaciones de la sociedad civil y el fortalecimiento económico de Pemex.

Para Abraham Vergara, académico de la Universidad Iberoamericana, la ausencia de temas económicos en las conferencias se debe a que no quieren generar una presión extra sobre la administración en uno de los rubros que más se han complicado desde el cambio de poder.

Educación, transparencia y programas sociales

El plan general de la educación, la abrogación de la reforma educativa y el presupuesto destinado a las universidades fueron los temas a los que López Obrador les dio mayor peso en materia educativa.

Como parte del combate contra la corrupción, el mandatario abordó los temas de la declaración obligatoria de la 3 de 3 entre los miembros de su gabinete y la austeridad republicana.

En cuanto a los programas sociales, los que resaltaron en las conferencias matinales fueron jóvenes construyendo el futuro, apoyos a los habitantes de los municipios por donde pasan los ductos de Pemex, sembrando vida y la reestructuración de los créditos del Infonavit.

“Los programas sociales pueden ser los más clientelares en materia política, pero lo que está haciendo el gobierno es que se está enfocando en hablar de sus acciones, tal vez para evitar ser comparado con administraciones pasadas”, concluye el experto.