Advertisement

La pandemia del COVID-19 transformó la manera en que los mexicanos hacen su despensa, pues gran parte de la población optó por pedir sus insumos a través de alguna aplicación móvil, lo que catapultó el negocio de delivery, un mercado que está generando jugosas ganancias a los participantes. 

A raíz de esta nueva realidad, inició una nueva “guerra” entre las grandes cadenas de supermercados y aplicaciones para llevar el super hasta las puertas de tu casa. Walmart, La Comer, Soriana y Chedraui pulieron el área tecnológica para poder atender a sus clientes, pero no fueron los únicos.

Rappi, Cornershop, Mi OXXO, Jüsto, Merqueo y Jokr son las principales apps que empezaron a dar batalla al fortalecer su estructura y convirtiéndose en grandes rivales en este nicho de mercado que ahora se disputan con los grandes supermercados para ofrecer el mejor servicio de delivery.

Y no es para menos: el negocio de delivery podría generar ingresos superiores a los 1,700 millones de dólares, una cifra compuesta en mayor medida por los ingresos de entrega de comida preparada al cliente, y en un segundo plano por la entrega de productos de una plataforma al consumidor, en donde cabría la lista de la despensa a domicilio, de acuerdo con Statista. 

El regreso a la normalidad no representará un riesgo para las empresas del delivery, pues es un negocio que aún tiene un gran margen de crecimiento, por lo que se mantendrá como parte de las actividades que realizan los consumidores, aseguró Marcela Muñoz Moheno, subdirectora de Análisis de Capitales de Vector Casa de Bolsa.

“Una vez que el semáforo sea verde y se reactiven todas las actividades y el super se pueda hacer desde la oficina ¿por qué alguien destinaría tres horas de su vida para comprar su despensa?”, menciona la especialista, sobre todo si el consumidor ya probó que tiene opciones sin invertir ese tiempo, además de ser compras a un precio justo. 

Al ser una tendencia global, las inversiones no son solo a nivel de tecnología, sino también en centros de distribución, dado el esquema de negocio de los nuevos entrantes, a fin de agilizar su presencia y fortaleza de negocio en el nicho.

La salida al mercado de delivery no solo es contar con capital para lanzarse al negocio, sino saberlo distribuir en diferentes rubros, por lo que las alianzas estratégicas son el fuerte para el mercado, aseguró Radamés Camargo, gerente de Investigación de The Competitive Intelligence Unit (CIU). 

“Las alianzas estratégicas fortalecen a los jugadores, pues para competir se requiere inversión publicitaria, promociones y estrategias, tal como algunos jugadores lo están haciendo en el mercado mexicano”, agregó Camargo.  

Walmart es el único supermercado que, tras su intento fallido por comprar Cornershop, no tiene alianzas de venta con ninguna aplicación, un ‘fracaso’ que lo llevó a reestructurar su estrategia de negocio para la entrega a domicilio y fortalecerla con el lanzamiento de una membresía para fidelizar a sus clientes. 

Las alianzas entre grandes supermercados y plataformas online como Soriana con HEB y Mercado Libre o Cornershop con Chedraui y La Comer es una realidad que está marcando la pauta a que las aplicaciones de delivery pacten alianzas estratégicas con apps de más reciente entrada. 

Aunque la demanda posterior a la pandemia podría normalizarse, el nicho seguirá reflejando números relevantes al mantener un mercado de nuevos usuarios, pues los consumidores seguirán haciendo uso del e-commerce, debido a que “también la pandemia modificó los hábitos de compra y consumo”, asegura la Asociación Mexicana de Ventas Online (AMVO).

JÜSTO Y RAPPI

 

Jüsto, apenas cumplió dos años en el mercado mexicano y ya se alió con Rappi. Ricardo Weder, fundador y CEO de Jüsto, dijo que al ser una gran y compleja industria dominada por algunos jugadores hay muchas barreras de entrada, por lo que forjar alianzas es la clave para dar batalla.

Su apuesta de valor no solo es ofrecer precios competitivos, sino ofrecer una mejor calidad en las frutas, verduras y carne, que es ‘su fuerte’, muy por encima del super tradicional, además de apostar por una mejor experiencia de compra tanto en línea como en entrega. 

“Jüsto empezó la visión de transformar la industria de consumo no solo en México, sino en toda América Latina, operando con tecnología mexicana propia y trabajando con pequeños productores, pymes y también grandes marcas”.

La firma mexicana ha levantado más de 100 millones de dólares de capital, que en su mayoría ha sido invertido en el mercado local, aunque sin dejar de lado su ambición en Latam, que ya empezó gracias a su expansión en Brasil y Perú, donde recientemente adquirió a Freshmart. 

MERQUEO

 

Merqueo es una app de origen colombiano que aterrizó en el mercado mexicano en plena pandemia, con un esquema de negocio basado en dark stores que, combinado con inversión en tecnología y alianzas, pretende posicionarse como un referente en el nicho de delivery

La apuesta de Merqueo para finales de 2022 es alcanzar ventas mensuales 10 veces superiores al millón de dólares que registra actualmente al mes, para lo que tendrá que echar mano de alianzas estratégicas, siendo México uno de los mercados más concentrados en retail, dijo Miguel McAllister, CEO de Merqueo. 

“Merqueo es más como Amazon, sin sobrecostos, al mismo precio y con calidad de servicio. Somos dueños del proceso de principio a fin, desde la renta de bodegas, hasta el control de inventario y la experiencia hasta la casa del cliente”, dijo el directivo. 

Para Merqueo, el único común denominador entre la app y un supermercado tradicional es que la compra de productos es directa con las marcas de consumo, una alianza que a su negocio le permite ganancias por la venta de productos y no por el cobro del servicio de delivery.

 

JOKR

 

La aplicación de más reciente entrada es Jokr, un supermercado 100% digital integrado, pues es dueña de la cadena de suministro en su totalidad: compra los productos a los manufactureros, opera centros de distribución y tiendas ocultas, y hace las entregas a domicilio de los pedidos a través de la app. 

Jokr tiene como premisa hacer entregas de 15 minutos o menos gracias a su esquema de bodegas estratégicas para poder completar los pedidos en tiempo record.

Esto tiene como propósito que el consumidor tenga que dejar de planear y pueda pedir su super al instante, aseguró Germán Peralta, cofundador y gerente general de Jokr. 

“La penetración del e-commerce en el negocio de supermercados es muy baja, por lo que existe una oportunidad enorme para darle una nueva alternativa al consumidor, y en particular en la CDMX, que tiene una densidad de población altísima, lo cual hace que el negocio económicamente sea más viable”, comentó el directivo.

Cornershop es pionera en la compra del supermercado a través de una aplicación en México. La startup chilena aterrizó en el país en julio de 2015, lo que marcó el inicio de un pujante nicho de negocio que a principios de 2016 recibiría a la colombiana Rappi, y meses más tarde, a UberEats, la hermana menor de Uber. 

En el camino, se sumaron al nicho jugadores como SinDelantal y Postmates, apps que intentaron competir en el mercado, sin lograr posicionarse por la intensa competencia en la industria de food delivery en México y con el objetivo de enfocarse en fortalecer su presencia en otros mercados. 

Durante poco más de un lustro de operación de estas plataformas, Walmart tuvo un intento fallido por adquirir a Cornershop, pero fue Uber la que adquirió el 100% de Cornershop a mediados del 2021. 

En la reconfiguración del ecosistema delivery, con la salida de dos jugadores y la entrada de nuevos competidores ante nuevas demandas de servicio en medio de un contexto de pandemia, la entrega de alimentos preparados dejó de ser lo único que la gente compraba online. 

De acuerdo con el Estudio Venta Online 2021, realizado por AMVO, los supermercados están en el tercer lugar de preferencia de los consumidores de los productos o servicios que despiertan mayor interés para la compra en línea, una opción precedida por la comida a domicilio y la tecnología.

Si bien aún hay áreas de oportunidad en el negocio en México, la competencia entre grandes plataformas de supermercado y apps de delivery radicará en los diferenciadores para dejar una huella de mercado, comentó Radamés Camargo, de The CIU. 

Las apps como Rappi, Cornershop y nuevos jugadores que consolidan su estrategia con un diferenciador tienen la delantera, incluso frente a los supermercados, pues han ampliado la posibilidad de que la gente haga pedidos de todo tipo a domicilio. 

Otro de los grandes diferenciadores está siendo el tiempo de entrega, una apuesta de la que se están sirviendo los nuevos entrantes. 

“Los tiempos de entrega están siendo un elemento que las nuevas aplicaciones están buscando tener porque se ha intensificado la competencia. Parece que la competencia ahora está en los tiempos de entrega”, señaló el especialista. 

Esquemas de servicio ‘turbo’, entregas ‘express’, pedidos a domicilio en menos de 15 minutos, son algunas de las promesas de las apps con tal de ganarse clientes, una oferta que suele estar complementada con promociones de entregas sin costo o descuentos. 

Sin embargo, tras un año y siete meses del estallido de la pandemia, no solo el mercado se ha reconfigurado, sino que muchas de las actividades cotidianas han vuelto casi a la normalidad, incluída la compra del super de manera presencial. 

Si bien no  existe una necesidad primaria para hacer las compras online, la reactivación económica ha estabilizado las ventas a domicilio y son superiores a la pandemia, aseguró la analista de Vector. 

 “Con la pandemia, los autoservicios vieron que además del tráfico ‘normal’ de clientes, podían ser un centro de distribución que atendiera su plataforma de entrega a domicilio (…) por lo que, las alianzas y la inversión a este nicho continuarán”, concluyó. 

Reportera: Itzel Castañares  |  Editora: Elizabeth Albarrán  |   Diseñador: Cristian Laris