25 de junio 2020 | 8:32 am

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que la inversión de Iberdrola por 200 millones de dólares en Tuxpan, Veracruz, no se ha suspendido de manera oficial y que el tema no le inquieta.

 Todavía no hay ninguna información oficial. No estoy preocupado por la cancelación

señaló Andrés Manuel López Obrador este jueves.

El mandatario dio a conocer que recibió una carta por parte de Iberdrola en la que la empresa española le expresa la voluntad de mantener las inversiones en México y la disposición de llegar a acuerdos.

Apenas la semana pasada, el presidente López Obrador acusó a Iberdrola, que cuenta con al menos 26 planta hidroeléctricas en el país, de orquestar una campaña en contra de su gobierno.

“Ya turné la carta a la secretaria de Energía, Rocío Nahle, y al comisionado de la CFE”, dijo.

Asimismo, acusó a las empresas de “engañar” a los consumidores sobre los precios a partir de la reforma energética que se promulgó durante la administración de Enrique Peña Nieto.

“Todo fue hacer negocio a costillas del erario y no se mejoró el servicio, y sobre todo, no bajó el precio de la luz”, señaló.

Apostó por destruir a la CFE, que fue cerrando plantas que están a la mitad de su capacidad y están siendo subutilizadas… Es una vergüenza de esta empresa que se llevaron a trabajar a la secretaria de Energía de Fox o Calderón al Consejo de Administración.

dijo Andrés Manuel López Obrador en referencia a Georgina Kessel 

De acuerdo con el diario Reforma, el alcalde de Tuxpan, Juan Antonio Aguilar, advirtió que la energética cancelaría el desarrollo de una central eléctrica en ese municipio debido a los desencuentros con la Comisión Federal Electoral (CFE).

Posteriormente, el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, sostuvo que la CFE de Manuel Barlett se encargaría del proyecto presuntamente cancelado.

Sin embargo, El CEO dio a conocer que Iberdrola aún no ha anunciado la cancelación de su planta de generación por ciclo combinado en Tuxpan, y la empresa podría estar en búsqueda de fuentes alternativas de gas natural para continuar con el proyecto.

El origen del conflicto parece ser la negativa de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de vender a la empresa española gas natural que entra a México a través del ducto El Marino, gas que es el principal insumo para una planta con esta tecnología.

Con esto, la CFE respalda la política de la administración Federal en materia energética, aunque podría estar renunciando a ingresos extra por la comercialización de volúmenes de gas que en este momento no están siendo aprovechados.