fbpx
100 días amlo | El CEO

El sector empresarial todavía se debate entre dar o no dar su plena confianza a la nueva administración.

Este periodo ha estado plagado de claroscuros. A pesar de las acusaciones y enfrentamientos que tuvieron durante la campaña presidencial, diversas cúpulas de la iniciativa privada como el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), el Consejo Mexicano de Negocios (CMB), la Asociación de Bancos de México (ABM) y la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) han renovado sus dirigencias con el ánimo de refrescar los puentes de comunicación con el presidente.

Eso se suma a la creación del Consejo para el Fomento a las Inversiones, el Empleo y el Crecimiento Económico, así como el Consejo Empresarial de Asesores, un grupo de apenas siete de los más grandes empresarios del país que tiene el propósito de acercar la voz empresarial al oído del presidente.

“Lo primero que tenemos que lograr es ganarnos su confianza, partiendo de la premisa de que es un atributo de dos vías: hay que ofrecerla para merecerla y sabemos que, para merecerla, primero hay que ofrecerla”, dijo Carlos Salazar, el nuevo líder del CCE al presidente durante su toma de posesión como representante del sector empresarial el 27 de febrero.

Vaya que los empresarios buscan recuperar la confianza luego de que el mandatario ordenó la cancelación de la construcción del Aeropuerto de Texcoco y la revisión de contratos mineros, gasoductos y de otros proyectos de inversión conjunta entre el gobierno y empresas privadas.

Así, aunque la voluntad de reconciliación suena hoy en los discursos del presidente y la iniciativa privada, algunas encuestas realizadas al sector empresarial reflejan que la confianza no está del todo recuperada.

En México, 60% de los altos directivos cree que la llegada del nuevo gobierno impactará su organización de forma negativa, el 20% espera un impacto positivo y el restante 20% no ve ningún impacto, de acuerdo con la encuesta de Perspectivas de la Alta Dirección en México 2019, elaborada por KPMG a 933 directivos del 1 de octubre de 2018 al 18 de enero de 2019.

Además, cifras del Inegi indican que los empresarios del sector manufacturero están menos optimistas para hacer inversiones en este momento.

Por otro lado, el Indicador de Confianza Empresarial para el sector comercio en su componente que se refiere a la confianza para hacer inversiones subió a 49.8 puntos en febrero desde 44.5 que tenía en el mismo mes del 2018.

Pero no todo es pesimismo. El mismo indicador, pero para los sectores de comercio y de construcción subió.

El Indicador de Confianza Empresarial para el sector comercio en el rubro de inversión subió a 49.8 puntos en febrero desde 44.5 que tenía en el mismo mes del 2018, mientras para el sector construcción cerró en 47.8 puntos desde 46.9 puntos de un año antes.

"

Sin duda, la cancelación del aeropuerto fue un hecho que causó mucha incertidumbre en los empresarios e inversionistas nacionales, pero, a pesar de lo anterior, no vemos que la inversión se desacelere con el gobierno de López Obrador"

Roberto Cabrera, socio líder nacional de asesoría de KPMG

Sin embargo, el nuevo gobierno sí tendrá que redoblar sus esfuerzos para recuperar la confianza, opinan otros expertos.

"

El gobierno federal necesita mandar el mensaje de que se respeta el Estado de Derecho, las reglas del juego y hacer valer los contratos que la iniciativa privada posee con él"

James Salazar Salinas, subdirector de análisis económico de CI Banco

Añadió que la iniciativa privada tendrá que esperar a conocer las nuevas reglas del juego y los nuevos programas gubernamentales para poder definir dónde enfocar sus inversiones, lo que de forma regular tarda un año.

“Ambas partes no deberán concentrar sus energías en ataques y descalificaciones o asuntos sobre el modelo que se toma si es el correcto o no, más bien, en mejorar la comunicación para mejorar la confianza”, comentó Salazar.

Los consumidores están optimistas, ¿qué significa esto para las empresas?

En el segundo mes del 2019, el indicador de confianza avanzó 13.8 puntos frente al mismo mes del 2018, para ubicarse en un máximo histórico de 48.8 puntos. Eso debería ser música para los oídos de los empresarios, pero todavía no lo es.

"

Aunque el repunte en la confianza del consumidor registra máximos históricos a causa de la buena expectativa que tiene la población hacia el nuevo gobierno, eso no se traduce todavía en un aumento en el consumo ni en mayores inversiones en el país"

James Salazar Salinas, subdirector de análisis económico de CI Banco