fbpx
100 días amlo | El CEO

El anuncio de nuevos proyectos de infraestructura y la cancelación de otros fueron promesas de campaña de Andrés Manuel López Obrador, las cuales, tras ganar las elecciones y tomar posesión de la presidencia de México se convirtieron en compromisos de gobierno.

La cancelación del aeropuerto en Texcoco fue su primera acción como presidente de México, pese a no haber asumido el cargo. Durante el periodo de transición, AMLO convocó a una consulta pública en la que se decidió que el proyecto insignia del sexenio de Enrique Peña Nieto no seguiría su construcción.

La nueva administración, sin embargo, no pudo echar abajo otros proyectos cuyo avance era considerable, como el caso del tren interurbano México-Toluca, el cual heredó y tendrá que concluir a pesar de haber encontrado anomalías en su planeación y desarrollo.

Por el contrario, promesas como la de construir una nueva refinería en su natal Tabasco y rehabilitar las seis existentes fueron de sus primeros anuncios.

De igual forma, la construcción del Tren Maya, la creación de una vía férrea para contenedores de carga en el Istmo de Tehuantepec, la ampliación de la base aérea de Santa Lucía y el desarrollo de un nuevo sistema aeroportuario se convirtieron en su obsesión.

Los heredados

La administración de Peña Nieto heredó a López Obrador 86 proyectos de inversión física, principalmente relacionados con construcción de caminos, carreteras y entronques, según un análisis elaborado por EL CEO.

El Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2018 considera que estos proyectos requerirán nuevas inversiones en 2019 y en algunos casos para años siguientes.

Sin embargo, 59 de ellos no fueron considerados para el ejercicio presupuestario del año en curso.

De los 27 que sí fueron contemplados, la mayoría tiene un monto menor a lo programado por la anterior administración, aunque en algunos casos sí se les asignó mayor cantidad de recursos.

Por ejemplo, el tramo carretero Acayucan - Ent. La Ventosa recibió 504,131,565 millones de pesos en 2018 y se programó que para 2019 recibiera 336,880,294 millones más. Ya con la nueva administración, el monto a erogar es de 250 millones de pesos.

Por otro lado, el proyecto Carretera San Fernando - Hércules, Tramo: San Fernando - San Francisco, Mpio. Camargo tenía programado recibir 7 millones de pesos para 2019. La nueva administración triplicó lo programado hasta 21 millones de pesos.

Otros de los proyectos heredados que también obtuvo recursos es el de la extensión de la Línea A del metro, en el tramos Chalco- La Paz y la ampliación de la línea 9 del Sistema de Transporte Colectivo Metro que conectará con la línea 12, proyecto que fue refrendado el 27 de diciembre.

De igual forma, la ampliación del Sistema del Tren Eléctrico Urbano en la Zona Metropolitana de Guadalajara y el Tren Interurbano México-Toluca en su primera etapa, los cuales a pesar de sobrecostos continuarán en marcha, según ha comentado López Obrador.

Los nuevos

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), a cargo de Javier Jiménez Espriú, añadió 45 proyectos de inversión física, de los cuales también la mayoría corresponden a modernización y construcción de libramientos y tramos carreteros.

También fue incorporado un Programa de Inversión de Mantenimiento de las vías férreas Chiapas y Mayab, con 500 millones de pesos, y el programa de aeropuertos eficientes y competitivos con 3,000 millones de pesos, que considera los trabajos necesarios para el desarrollo del nuevo aeropuerto en la Base Aérea de Santa Lucía.

Desde la Secretaría de Turismo serán erogados 5,820 millones de pesos para “Provisiones para el desarrollo de trenes de pasajeros y de carga”, es decir el Tren Maya, más 180 millones extras que se destinarán a estudios de preinversión.

Pese a la promoción y los anuncios hechos en torno a este proyecto, como que el financiamiento sería 10% de recursos públicos y el resto provendría de la iniciativa privada, no se han lanzado las convocatorias a licitación del desarrollo de proyecto, tampoco de los estudios de preinversión.

En el mismo estatus está la refinería en Dos Bocas, en Tabasco, proyecto incluido dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 de Pemex Transformación industrial, el cual se estima requerirá alrededor de 50,000 millones de pesos.

Los cancelados

Por ahora, el caso más emblemático de la cancelación de un proyecto de infraestructura es el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el cual concluyó oficialmente el pasado 28 de febrero cuando se finiquitaron 34,027 millones de pesos de la FIBRA E que tenían inversionistas institucionales, la mayoría Afores; no obstante, aún están pendientes los pagos a los contratistas, los cuales ascienden a cerca de 45,000 millones de pesos.

Del proyecto que reemplazará al aeropuerto de Texcoco tampoco hay licitaciones, aunque se ha dicho que parte de los trabajos estarán a cargo de la Secretaría de Defensa Nacional.